Mujer intenta suicidarse porque no le trajeron taquitos

Pese a que nutriólogos confirmaron que comer tacos despacito no engorda, la familia de la joven dicen que no la invitaron porque estaba muy gorda.

15 de julio, 2017, CIUDAD DE MÉXICO.— Josefina Méndez de 23 años, se dio cuenta que su familia salió a cenar pero ella no fue invitada. Su madre, padre y sus dos hermanos pequeños fueron a una taqueria cercana. Josefina les pidió tacos, a lo que no obtuvo una respuesta clara. Sin embargo ella esperaba ansiosa el regreso de la familia con sus tacos.

Al llegar, la madre, que corresponde al nombre de Diana Sanchez, le comentó que no le habían traído ya que "Estaba muy gorda y necesitaba adelgazar". Se inició una discusión donde Diana le reclamaba a su hija que por su sobrepeso no podía obtener pareja.

Ante la negativa, la joven abandonó la casa en medio de un ataque de histeria. Su padre, de nombre Alberto Méndez, la siguió y la joven ingresó rápidamente en la casa de su tía, que da diagonal a su casa; subió hasta el segundo piso donde amenazaba con lanzarse.


El hombre tuvo que esperar pocos minutos, pues según narra él, la joven se cansó de estar de pie. Mientras se dirigían de nuevo a su casa, él trataba de convencerla para no cometiera ninguna barbaridad. 

 Al final, la joven desistió y se encerró en su cuarto. Lo que nadie esperaba, es que intentara el suicidio. Tomó un cuchillo e intentó cortarse las venas.

Los cortes en la piel sangraron profusamente y Josefina, arrepentida pidió auxilio, alertando a sus padres. Estos llamaron al 911 y los rescatistas llegaron.

Los paramédicos informaron que para su suerte la capa de grasa que cubre sus muñecas es muy gruesa y los cortes solo fueron superficiales.


Josefina se encuentra libre de peligro.

Como dato adicional, un grupo de nutriólogos glotones han confirmado que comer tacos bien masticados es la clave para no engordar (y para ser feliz), según consta en un estudio patrocinado por el Centro Gastronómico para la Preservación del Suadero.
“El problema radica cuando la ingesta es apresurada, pues por lo regular, un taco se come en uno o dos bocados máximo, cuando se debe hacer en no menos de 5, cosa que es muy difícil de hacer por la combinación taco-salsa-cebolla que acelera las papilas gustativas, lo que provoca que se ingiera el bocado cual patos”, detalló el Dr. Bistec Cabeza de Vaca.


Back To Top