Indígenas desmienten que Cascadas de Agua Azul se hayan secado; Coca-Cola se está robando el agua de Chiapas y les ha restado el suministro del vital líquido.


Sin aparente razón, el cause del río cambió. En tan sólo 48 horas las cascadas de Agua Azul presentaron un alarmante descenso de agua.

Los habitantes de las comunidades que rodean las Cascadas de Agua Azul, en Chiapas, han denunciado una reciente baja en el nivel del agua que circula en esa zona considerada una maravilla natural de México.

Tras las denuncias  las autoridades de la entidad realizaron recorridos, vía aérea y terrestre, para tratar de indagar cuál fue el motivo que desencadenó que disminuyera la corriente de los ríos Shumuljá, Otulún y Tulijá, que nutren las bellas cortinas de agua.

Las Cascadas de Agua Azul fueron declaradas Reserva Natural de la Biósfera desde 1980, y en ese habitat conviven plantas y animales que son especies endémicas de Chiapas y, por tanto, de México.


Autoridades estatales y federales indagan la causa de que desde el viernes pasado la corriente de los ríos Shumuljá, Otulún y Tulijá que nutren y dan forma a las Cascadas de Agua Azul se redujo drásticamente.

Las Cascadas de Agua Azul fueron declaradas, desde 1980, Reserva Natural de la Biósfera en el mundo, y en la zona conviven por igual plantas y animales endémicos.

De acuerdo con los medios de comunicación locales, habitantes del municipio de Tumbalá [que son indígenas choles] se percataron que de un momento a otro las cascadas y el río del lugar perdieron su fuerza y bajaron su nivel.

Tras estos hechos, autoridades estatales de la Secretaría de Protección Civil y las federales de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) recorrieron la zona, acompañados por algunos pobladores, para investigar la causa de esta baja.

En las últimas semanas, diversas comunidades indígenas de Chiapas han alertado de que la industria, particularmente la compañía refresquera Coca-Cola, se ha adueñado de mantos hídricos en el estado, y les ha restado el suministro del vital líquido.

Organizaciones civiles también han denunciado que la empresas Femsa, propietaria de Coca-Cola en México, se ha expandido en esa entidad, y es intensiva en el uso de agua para la producción de refrescos.

Sobre el caso de las Cascadas de Agua Azul, el titular de Protección Civil, Luis Manuel García Moreno, dio a conocer que efectivamente hubo un cambio drástico en las cascadas y los, por lo que se tuvo que realizar un monitoreo del lugar, informó Proceso.

Con el fin de que se analicen los motivos del cambio, añadió García Moreno, se estableció comunicación directa con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

Finalmente, trascendió que las autoridades de Protección Civil y de los Comités de Prevención desplegaron un operativo de prevención y exhortaron a los lugareños a reportar cualquier anomalía.

Dato adicional: Coca-Cola se bebe el agua de 200 mil habitantes de San Cristóbal de las Casas, acusa especialista


Back To Top